Con energía undimotriz e inteligencia artificial, iluminarán espacio gastronómico y pesquero en Lebu – Facultad de Ingeniería UBB
MENÚ

Se trata de un generador pionero en Chile, que se abastecerá a través del movimiento de las olas del mar y que es desarrollado por investigadores de la Universidad del Bío-Bío (UBB).

Generar iluminación para un área gastronómica de carros de comida y luces de orientación para pesqueros que entran y salen desde el río al mar en la comuna de Lebu Región del Biobío, es el proyecto pionero en Chile que, a través de la energía undimotriz que otorga el movimiento de las olas, y un sistema con inteligencia artificial (IA), están desarrollando un grupo de investigadores de la Universidad del Bío-Bío.

La idea comenzó hace más de siete años, cuando los investigadores comenzaron a poner atención en los más de 6 mil kilómetros de costa que tiene el país y este tipo de energía limpia que tiene el mar, con un potencial undimotriz estimado de casi 250 GW, lo que representa más de 5 veces el consumo actual de energía en Chile.

El director y encargado del proyecto, es el académico del Departamento de Ingeniería Mecánica de la UBB, Fabián Pierart, quien sostiene que dentro de los principales objetivos de esta iniciativa energética, es potenciar Lebu en el rubro turístico, gastronómico y pesquero.

“Se eligió Lebu por sus olas excepcionalmente altas para generar electricidad de manera sencilla y eficiente, sumado a la posibilidad de hacer un impacto significativo en la comunidad local. Nos hemos reunido con grupos indígenas, pescadores, autoridades, representantes de los carros de comida y de la cámara de turismo, quienes han ido entendiendo el proyecto y lo útil que será para sus vidas”, manifestó Pierart.

El proyecto piloto titulado Generador Undimotriz Lafkenewen, operará con una boya que aprovechará las olas constantes de la costa de Lebu, el que irá conectado a un generador eléctrico que convertirá la energía cinética en electricidad, la que se almacenará en baterías para su posterior uso en la iluminación a la comunidad.

El docente agregó que “una característica fundamental de este generador es su capacidad para adaptarse dinámicamente a las condiciones del oleaje, donde un algoritmo con inteligencia artificial programado en Python (programa computacional), se encargará automáticamente de determinar el punto de operación óptimo de la boya en tiempo real, para extraer la máxima potencia, independientemente de las características del oleaje, entendiendo que esto puede variar drásticamente a lo largo del día y las estaciones”.

La electricidad generada se irá a un banco de baterías, diseñado para almacenar la energía durante los períodos en que no se necesita iluminación, lo que permitirá garantizar un suministro constante para la iluminación y enchufes.

Actualmente, el proyecto está en fase de plan piloto y se están realizando las pruebas en los laboratorios de la UBB, para luego implementar el sistema en diciembre de este año y comenzar su funcionamiento en 2024.

El Director del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica UBB, Jaime Rothen y coordinador del proyecto, enfatizó que la energía undimotriz es limpia y tiene un gran potencial en el país, en comparación a otras fuentes que sufren de intermitencia. Además, el proyecto en Lebu permitirá mostrar la viabilidad de esta tecnología y expandirse a zonas aisladas con escasez de energía, como por ejemplo las Islas Mocha y Santa María, en la región del Biobío.

Por su parte, el Decano de la Facultad de Ingeniería de la UBB, Patricio Álvarez, destacó que “estos proyectos de innovación nos permiten conectar nuestras capacidades con las necesidades del territorio. No solo se trata de generar energía, sino también disponibilizarlas para aquellas actividades que le hacen sentido a las personas y sus actividades económicas. Además, es fundamental comprender la relación entre la población local, su entorno y la tecnología. En esto el proyecto ha sido un gran ejercicio para aumentar nuestra comprensión de los procesos de transferencia tecnológica para que sean orgánicos y armónicos con su medio ambiente.

Fuente: Noticias UBB.