“Más mundo para la UBB y más UBB para el mundo”: Nuevo académico del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental, Dr(c). Marco F. Gallegos, busca contribuir al desarrollo de una comunidad universitaria más internacional – Facultad de Ingeniería UBB
MENÚ

El Ingeniero Civil, con Magíster en Ingeniería Sísmica y Candidato a Doctor en Ciencias de la Ingeniería por la Pontificia Universidad Católica de Chile, Marco F. Gallegos Calderón, valorizó la importancia de la enseñanza pública y de calidad como motor que transforma a la nueva generación de ingenieros civiles UBB, quienes serán los encargados de diseñar, construir y gestionar las ciudades resilientes y sostenibles del futuro.

Nacido en Ecuador, el Dr(c) Marco Gallegos llegó al Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad del Bío-Bío (DICA UBB) en septiembre del 2023, debido a una instantánea conexión que tuvo con la casa de estudios. Pues se considera un hijo de la educación pública luego de cursar estudios de pregrado en la universidad pública más prestigiosa de su país, la Escuela Politécnica Nacional de Quito, siendo uno de los aspectos que le motivó a incorporarse a la institución.

Otro factor para su llegada a Chile y en particular a la región del Biobío tiene que ver con el terremoto del Maule de 2010. Luego del evento y por sugerencia de un profesor, supo que debía visitar las construcciones de las zonas afectadas e intentar comprender el por qué sus estructuras no sufren daños significativos pese a la ocurrencia de sismos recurrentes de grandes magnitudes, hecho que es conocido mundialmente como el milagro ingenieril chileno. “Con los años el deseo se materializó y ahora estoy residiendo en Concepción, realizando investigación científica en temas sísmicos, y formando a la nueva generación de ingenieros UBB cuyos diseños y construcciones se verán desafiados por el próximo terremoto en la zona”, afirmó. 

La enseñanza, una herramienta poderosamente transformadora

En 2017, mientras cursaba sus estudios de maestría en la Universidad de Chile, su profesor y mentor le brindó la oportunidad de ser ayudante en una asignatura y de investigación, marcando un antes y un después en su carrera académica. Aunque la docencia fue un gran desafío al inicio, con el tiempo esta experiencia le resultó gratificante al motivar a los estudiantes empleando metodologías que contribuían positivamente en su aprendizaje de temas complejos y elevando su desempeño académico.

Tras varios años recorriendo universidades y centros de investigación en Ecuador, España, Chile y Canadá, esta travesía le permitió interiorizarse en el área de estudio de Análisis y Desarrollo de Estructuras y Materiales Avanzados con enfoques analítico y experimental. Su línea de investigación principal se ciñe al Análisis de Riesgo de Sistemas Estructurales, englobando a la novedosa Ingeniería Sísmica basada en Desempeño que detalla temas tales como Amenaza Sísmica, Respuesta de Sistemas Estructurales No-lineales, Sistemas de Protección Sísmica, Daño y Pérdidas en Componentes Estructurales y no-Estructurales, y Análisis de Ciclo de Vida.

Gracias a lo anterior, en la UBB su rol docente se centrará en la formación de capital humano tanto de pregrado como de postgrado, impartiendo asignaturas como, por ejemplo, Ingeniería Antisísmica, Diseño Sismorresistente, Dinámica de Suelos e Ingeniería Sísmica basada en Desempeño. “Me especializo en analizar el fenómeno sísmico y su impacto en el ambiente construido presente en las ciudades como edificaciones, puentes, presas, entre otros, con el objeto de mitigar las catastróficas consecuencias del sismo, es decir las pérdidas de vidas humanas y económicas, los tiempos de inactividad, y los impactos medioambientales, todo con un enfoque probabilístico”, señaló.

Marcando la diferencia en la región, el país, y el mundo

Las sociedades modernas exigen ciudades más resilientes, demandando profesionales especialistas en proyectar estructuras más seguras y económicamente rentables. La UBB, ubicada en el centro sur del país, está en un punto geográfico interesante por su cercanía a la zona sismogénica donde han ocurrido grandes terremotos, entre ellos los sismos de Concepción en 1835, Chillán en 1939, Valdivia en 1960 y Maule en 2010. Este hecho abre la posibilidad para la universidad y la facultad para desarrollarse en la disciplina, trabajando colaborativamente entre académicos y estudiantes al estudiar en detalle los eventos del pasado y preparándonos para los futuros.

Bajo este alero, Gallegos indicó que, si la UBB cuenta con personal especialista, laboratorios equipados, e instrumentación desplegada en territorio, para los próximos movimientos telúricos seremos capaces de recopilar valiosos datos del fenómeno y su efecto en las estructuras. Además, al procesar y analizar esa información nos permitirá generar nuevo conocimiento, perfeccionar la normativa vigente, y asesorar a los tomadores de decisiones en la elaboración de políticas públicas de la región y el país. De este modo, lograremos asentamientos humanos más seguros, resilientes y sostenibles, en concordancia con objetivo 11 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Asimismo, el candidato a doctor observa al establecimiento como un espacio propicio para realizar sus actividades académicas, ejerciendo la docencia con libertad paradigmática y metodológica, y sobre todo como un apoyo institucional sólido que respalde sus líneas de investigación. “Mi expectativa es contribuir en la construcción de una sociedad del conocimiento en la VIII Región, conformando grupos que integren jóvenes estudiantes y colegas investigadores nacionales e internacionales en torno a investigaciones de interés nacional y mundial de vanguardia”, indicó.

Agregando que entre sus metas está poder atraer capital humano y económico a la institución mediante programas de formación profesional, capacitación, extensión e investigación, incrementando así el prestigio de la UBB y llevándola a los primeros puestos de los rankings universitarios.

Finalmente, el académico extendió un mensaje a la comunidad universitaria UBB. “Me gustaría transmitir a los estudiantes no solo conocimientos técnicos, sino además un contenido valórico, inculcando en ellos el hambre por el saber, el trabajo constante, la internacionalización, la responsabilidad social, y trasfiriendo en ellos de algún modo la misma pasión por los sismos y el arte de concebir estructuras resistentes a sus movimientos”, puntualizó.